Arantza Alonso

Puentes de La Rioja

Esquema de un puente

De siempre, La Rioja ha sido conocida como «La región de los siete valles» por los siete ríos que bajan desde la Cordillera Ibérica hacia el Ebro: Alhama, Cidacos, Leza, Iregua, Najerilla, Oja y Tirón. Si a estos sumamos sus propios afluentes, como el Linares, Ocón, Jubera, Tuerto, Tobía, Brieva, Viniegras, etc. obtenemos una completa geografía de ríos, con sus valles, barrancos y cañones.  El Ebro, durante los 120 kilómetros a su paso por La Rioja, tiene de donde abastecerse. Y los riojanos, por fuerza, hemos necesitado puentes para salvar los incontables cauces fluviales. Hay puentes en los escudos de La Rioja y de Logroño, incluso el logotipo del gobierno regional incluye un puente en su diseño. La Rioja se ha pasado la vida tendiendo puentes.

Existen en La Rioja puentes de todas las clases y épocas. Tenemos puentes romanos como el de Cihuri, en perfecto estado, y los de Mantible sobre el Ebro, y el de Agoncillo sobre el Leza, de los que solo quedan restos.

También tenemos puentes medievales, destruidos y reconstruidos infinidad de veces. Santo Domingo, además de ser conocido por la construcción del camino de Santiago a su paso por La Rioja, construyó en el s. XI un decisivo puente sobre el Oja. Por algo es el patrono de los ingenieros civiles. Y también tenemos otros puentes mucho más modernos, del s. XXI, como el puente Sagasta de Logroño, «el cuarto puente».

En el año 2015 se ha abierto el flamante viaducto sobre el Ebro que une las autovías LO-20 y A-12, que va a permitir una comunicación mucho más fluida entre Navarra y la Rioja. Es un puente arco de 120 metros de luz, cuyo tablero pesa más de mil toneladas. Es un hito más en esta pequeña historia de los puentes de La Rioja, que forma parte de la historia del comercio, del turismo y de la vida de la gente.

Aunque en esta colección de fotografías no han cabido todos los de La Rioja, tenemos una representación variada, tanto de localidades como de tipos de puentes. En un año en que las crecidas e inundaciones han sido por desgracia protagonistas y causa de graves desastres, los puentes, además de unir orillas, constituyen una sencilla metáfora de la necesaria comunicación entre opuestos.


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Asociación de aficionados a la fotografía